jueves, agosto 30, 2007

Pase lo que pase. 无论如何

Hay días que me da por fustigarme viendo este tipo de videos.

martes, agosto 28, 2007

Aumenta la prole.

Mi cuarta sobrinita, está a punto de nacer. Y yo me largo a China. Mi hermana sale de cuentas el día siete de septiembre y tenía la esperanza de que naciera antes de que yo me fuera, yo incluso había apostado porque fuera hoy, pero creo que se está haciendo de rogar y su barriga crece y crece y como siga así va a nacer ya criada como solía decirse.

Mis sobrinos por orden de edad:

Yolanda 25 , Germán 21, Irene 19, Dani 18, Adrián 17, Néstor 9, Itziar 2, Rubén 1 y la peque que está a punto de nacer, Adriana, hermana de Yolanda e Irene.

Si a estos añadimos a mis retoños, Miguel 21 y Marcos 7. Que ocuparían el tercer y séptimo puesto por edad. Hacen un total de once nietos que tiene mi madre. Cuatro nietas y siete nietos.

ACTUALIZACION

ya está aqui, hoy 2 de septiembre de 2007 ha nacido la peque de la casa.
me voy a verla, parece que justo antes de que me fuera ha decidido que nos conozcamos.

http://www.lavozdeasturias.es/noticias/noticia.asp?pkid=367404

domingo, agosto 26, 2007

comprender la perspectiva de los demás

12 de julio de 2007, 02:09 PM

Washington, 12 jul (EFE).- Los chinos y otras personas criadas en una cultura que enfatiza lo colectivo entienden los puntos de vista ajenos mejor que los estadounidenses y otros occidentales, a quienes se les enseña a ser individualistas, según un estudio publicado hoy.

Una de las consecuencias de la dificultad que tienen los estadounidenses para ver los problemas desde el punto de vista de otras personas es un deterioro de la comunicación, según Boaz Keysar, profesor de psicología en la Universidad de Chicago y autor del estudio.

Keysar es coautor con Shali Wu del estudio "El efecto de la cultura en la toma de perspectivas", publicado en la revista Psychological Science.

"Muchas acciones y palabras tienen significados múltiples", señaló Keysar. "Para discernir lo que una persona realmente quiere decir necesitamos un poco de perspectiva acerca de lo que ella piensa".

"Los estadounidenses, por ejemplo, que no tienen muy desarrollada esa destreza, probablemente tienden a cometer más errores en la comprensión de lo que la otra persona quiere decir", agregó.

Los estudios hechos con niños han mostrado que la capacidad de un ser humano para apreciar la perspectiva de otra persona es universal, pero no todas las sociedades estimulan a sus miembros en el desarrollo de esa destreza a medida que crecen.

Refiriéndose a los chinos y a los estadounidenses, el artículo indicó que "los miembros de estas dos culturas parecen tener un enfoque fundamentalmente diferente en las situaciones sociales".

"Los miembros de las culturas colectivistas tienden a ser interdependientes y poseen conceptos de sí mismos definidos en términos de relaciones y obligaciones sociales", agregó el artículo.

"Por contraste, los miembros de las culturas individualistas tienden a buscar la independencia y tienen conceptos de sí mismos definidos en términos de sus propias aspiraciones y logros", según los autores.

Para el estudio de esta diferencia cultural en la relación interpersonal el equipo de investigadores diseñó un juego que probó cuán rápido y naturalmente las personas de los dos grupos eran capaces de comprender la perspectiva de los demás.

Eligieron a dos grupos de estudiantes de la Universidad de Chicago: uno integrado por 20 chinos que crecieron hablando mandarín, y otro grupo de 20 personas, ninguna de ellas de origen o ancestros asiáticos, que hablaban inglés.

Los investigadores pusieron a prueba la hipótesis según la cual la interdependencia hace que las personas se enfoquen en los demás más que en sí mismas. Para ello pidieron a las personas del mismo grupo cultural que formaran parejas y cooperaran para mover objetos sobre una rejilla de cuadrículas colocada entre ellos.

A los efectos del juego, una persona era "directora" y le decía a la otra, el "sujeto", adónde debía mover los objetos. Sobre algunos de los cuadrados una pieza de cartón obstruía la visión del director, de manera que el sujeto podía determinar claramente cuáles eran los objetos que el director no veía.

En algunos casos había dos objetos similares, uno dentro y el otro fuera de la vista del director, y otro visible para los dos participantes.

Los participantes chinos casi de inmediato enfocaron su atención sobre los objetos que el director podía ver y movieron los artículos correctos.

Cuando a los estadounidenses se les dijo que movieran un objeto, y había dos elementos similares en la cuadrícula, hicieron pausas y a menudo tuvieron que esforzarse para determinar cuál era el objeto que el director no podía ver, antes de mover el artículo correcto.

El tomar en cuenta la perspectiva de la otra persona fue más difícil para los estadounidenses, que en promedio necesitaron el doble de tiempo que los chinos para completar los movimientos de objetos.

"A pesar de la simpleza obvia de la tarea, el 65 por ciento de los estadounidenses no consideró la perspectiva del director al menos una vez durante el experimento" preguntándole a la otra persona cuál era el objeto que debía mover, explicó el estudio.

"Sólo uno de los participantes chinos pareció confundido por las indicaciones del director", agregó.

sábado, agosto 25, 2007

seguid hambrientos, seguid alocados. 求知若飢,虛心若愚

Es un discurso del 2005, pero no creo que caduque en mucho tiempo.

Pocas veces he estado tan de acuerdo con alguien.





En inglés

http://news-service.stanford.edu/news/2005/june15/jobs-061505.html

En español, transcripción de los subtítulos que ya vienen en el video para los que no puedan abrirlo.

Gracias.

Tengo el honor de estar hoy aquí con vosotros en vuestro comienzo en una de las mejores universidades del mundo. La verdad sea dicha, yo nunca me gradué.
A decir verdad, esto es lo más cerca que jamás he estado de una graduación universitaria.
Hoy os quiero contar tres historias de mi vida. Nada especial. Sólo tres historias.

La primera historia versa sobre "conectar los puntos".

Dejé la Universidad de Reed tras los seis primeros meses, pero después seguí vagando por allí otros 18 meses, más o menos, antes de dejarlo del todo. Entonces, ¿por qué lo dejé?
Comenzó antes de que yo naciera.
Mi madre biológica era una estudiante joven y soltera, y decidió darme en adopción. Ella tenía muy claro que quienes me adoptaran tendrían que ser titulados universitarios, de modo que todo se preparó para que fuese adoptado al nacer por un abogado y su mujer.
Solo que cuando yo nací decidieron en el último momento que lo que de verdad querían era una niña.
Así que mis padres, que estaban en lista de espera, recibieron una llamada a medianoche preguntando:
“Tenemos un niño no esperado; ¿lo queréis?”
“Por supuesto”, dijeron ellos.
Mi madre biológica se enteró de que mi madre no tenía titulación universitaria, y que mi padre ni siquiera había terminado el bachillerato, así que se negó a firmar los documentos de adopción. Sólo cedió, meses más tarde, cuando mis padres prometieron que algún día yo iría a la universidad.
Y 17 años más tarde fui a la universidad. Pero de forma descuidada elegí una universidad que era casi tan cara como Stanford, y todos los ahorros de mis padres, de clase trabajadora, los estaba gastando en mi matrícula.
Después de seis meses, no le veía propósito alguno. No tenía idea de qué quería hacer con mi vida, y menos aún de cómo la universidad me iba a ayudar a averiguarlo.
Y me estaba gastando todos los ahorros que mis padres habían conseguido a lo largo de su vida. Así que decidí dejarlo, y confiar en que las cosas saldrían bien.
En su momento me dio miedo, pero en retrospectiva fue una de las mejores decisiones que nunca haya tomado.
En el momento en que lo dejé, ya no fui más a las clases obligatorias que no me interesaban y comencé a meterme en las que parecían interesantes. No era idílico. No tenía dormitorio, así que dormía en el suelo de las habitaciones de mis amigos, devolvía botellas de Coca Cola por los 5 céntimos del envase para conseguir dinero para comer, y caminaba más de 10 Km los domingos por la noche para comer bien una vez por semana en el templo de los Hare Krishna.
Me encantaba.
Y muchas cosas con las que me fui topando al seguir mi curiosidad e intuición resultaron no tener precio más adelante.
Os daré un ejemplo.
En aquella época la Universidad de Reed ofrecía la que quizá fuese la mejor formación en caligrafía del país. En todas partes del campus, todos los póster, todas las etiquetas de todos los cajones, estaban bellamente caligrafiadas a mano.
Como ya no estaba matriculado y no tenía clases obligatorias, decidí atender al curso de caligrafía para aprender cómo se hacía.
Aprendí cosas sobre el serif y tipografías sans serif, sobre los espacios variables entre letras, sobre qué hace realmente grande a una gran tipografía.
Era sutilmente bello, histórica y artísticamente, de una forma que la ciencia no puede capturar, y lo encontré fascinante. Nada de esto tenía ni la más mínima esperanza de aplicación práctica en mi vida. Pero diez años más tarde, cuando estábamos diseñando el primer ordenador Macintosh, todo eso volvió a mí.
Y diseñamos el Mac con eso en su esencia. Fue el primer ordenador con tipografías bellas. Si nunca me hubiera dejado caer por aquél curso concreto en la universidad, el Mac jamás habría tenido múltiples tipografías, ni caracteres con espaciado proporcional. Y como Windows no hizo más que copiar el Mac, es probable que ningún ordenador personal los tuviera ahora. Si nunca hubiera decidido dejarlo, no habría entrado en esa clase de caligrafía y los ordenadores personales no tendrían la maravillosa tipografía que poseen.
Por supuesto, era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase, pero fue muy, muy claro al mirar atrás diez años más tarde.
Lo diré otra vez: no puedes conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tenéis que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea.
Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida.

Mi segunda historia es sobre el amor y la pérdida.

Tuve suerte — supe pronto en mi vida qué era lo que más deseaba hacer. Woz y yo creamos Apple en la cochera de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos mucho, y en diez años Apple creció de ser sólo nosotros dos a ser una compañía valorada en 2 mil millones de dólares y 4.000 empleados.
Hacía justo un año que habíamos lanzado nuestra mejor creación — el Macintosh — un año antes, y hacía poco que había cumplido los 30.
Y me despidieron.
¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado?
Bueno, mientras Apple crecía contratamos a alguien que yo creía muy capacitado para llevar la compañía junto a mí, y durante el primer año, más o menos, las cosas fueron bien. Pero luego nuestra perspectiva del futuro comenzó a ser distinta y finalmente nos apartamos completamente. Cuando eso pasó, nuestra Junta Directiva se puso de su parte.
Así que a los 30 estaba fuera. Y de forma muy notoria.
Lo que había sido el centro de toda mi vida adulta se había ido y fue devastador.
Realmente no supe qué hacer durante algunos meses. Sentía que había dado de lado a la anterior generación de emprendedores, que había soltado el testigo en el momento en que me lo pasaban. Me reuní con David Packard [de HP] y Bob Noyce [Intel], e intenté disculparme por haberlo fastidiado tanto. Fue un fracaso muy notorio, e incluso pensé en huir del valle [Silicon Valley].
Pero algo comenzó a abrirse paso en mí — aún amaba lo que hacía. El resultado de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo.
No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado.
Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida. Durante los siguientes cinco años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convertiría después en mi esposa.
Pixar llegó a crear el primer largometraje animado por ordenador, Toy Story, y es ahora el estudio de animación más exitoso del mundo. En un notable giro de los acontecimientos, Apple compró NeXT, yo regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT es el corazón del actual renacimiento de Apple. Y Laurene y yo tenemos una maravillosa familia.
Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba. A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo. No perdáis la fe. Estoy convencido de que la única cosa que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Tenéis que encontrar qué es lo que amáis. Y esto vale tanto para vuestro trabajo como para vuestros amantes.
El trabajo va a llenar gran parte de vuestra vida, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideréis un trabajo genial. Y la única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hagáis. Si aún no lo habéis encontrado, seguid buscando.
No os conforméis.
Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabréis cuando lo hayáis encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejoran y mejoran según pasan los años. Así que seguid buscando hasta que lo encontréis.
No os conforméis.

Mi tercera historia es sobre la muerte.

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.
Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida.
Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante.
Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón.
Hace casi un año me diagnosticaron cáncer.
Me hicieron un chequeo a las 7:30 de la mañana, y mostraba claramente un tumor en el páncreas. Ni siquiera sabía qué era el páncreas. Los médicos me dijeron que era prácticamente seguro un tipo de cáncer incurable y que mi esperanza de vida sería de tres a seis meses. Mi médico me aconsejó que me fuese a casa y dejara zanjados mis asuntos, forma médica de decir: prepárate a morir.
Significa intentar decirle a tus hijos en unos pocos meses lo que ibas a decirles en diez años. Significa asegurarte de que todo queda atado y bien atado, para que sea tan fácil como sea posible para tu familia. Significa decir adiós.
Viví todo un día con ese diagnóstico.
Luego, a última hora de la tarde, me hicieron una biopsia, metiéndome un endoscopio por la garganta, a través del estómago y el duodeno, pincharon el páncreas con una aguja para obtener algunas células del tumor. Yo estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me dijo que cuando vio las células al microscopio el médico comenzó a llorar porque resultó ser una forma muy rara de cáncer pancreático que se puede curar con cirugía.
Me operaron, y ahora estoy bien. Esto es lo más cerca que he estado de la muerte, y espero que sea lo más cerca que esté de ella durante algunas décadas más. Habiendo vivido esto, ahora os puedo decir esto con más certeza que cuando la muerte era un concepto útil, pero puramente intelectual:
Nadie quiere morir.
Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así tiene que ser, porque la Muerte es posiblemente el mejor invento de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo.
Ahora mismo lo nuevo sois vosotros, pero dentro de no demasiado tiempo, de forma gradual, os iréis convirtiendo en lo viejo, y seréis apartados. Siento ser tan dramático, pero es bastante cierto. Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro.
No os dejéis atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros.
No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior.
Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición.
De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser.
Todo lo demás es secundario.
Cuando era joven, había una publicación asombrosa llamada The Whole Earth Catalog [Catálogo de toda la Tierra], una de las biblias de mi generación. La creó un tipo llamado Stewart Brand no lejos de aquí, en Menlo Park y la trajo a la vida con su toque poético. Eran los últimos años 60, antes de los ordenadores personales y la autoedición, así que se hacía con máquinas de escribir, tijeras, y cámaras Polaroid. Era como Google con tapas de cartulina, 35 años de que llegara Google, era idealista, y rebosaba de herramientas claras y grandes conceptos. Stewart y su equipo sacaron varios números del The Whole Earth Catalog, y cuando llegó su momento, sacaron un último número.
Fue a mediados de los 70, y yo tenía vuestra edad.
En la contraportada de su último número había una fotografía de una carretera por el campo a primera hora de la mañana, la clase de carretera en la que podrías encontrarte haciendo autoestop si sois aventureros. Bajo ella estaban las palabras:
“Sigue hambriento. Sigue alocado”.
Era su último mensaje de despedida. Sigue hambriento. Sigue alocado.
Y siempre he deseado eso para mí. Y ahora, cuando os graduáis para comenzar de nuevo, os deseo eso a vosotros.

Seguid hambrientos. Seguid alocados.




En chino





http://chn.blogbeta.com/35.html

domingo, agosto 19, 2007

Romance en la Vía Láctea.


Nunca me llama nadie en el día de los enamorados occidental, Pero si lo hacen en el de China. Esto sucedió ayer.
Primero recibí un enlace que iba directo a una página llena de rosas, corazoncitos y diversas ñoñerías, en las que había escrito poemas y versos de amor en chino. Aunque me extrañó, no recordé la fiesta.
¿has recibido un enlace que te envié? Me preguntó él.
—Si, lleno de cursiladas sobre el amor.
—Hoy es Qixi. Me contestó.
—¡Ah!, ¡vaya!. Bueno, vale………….pues nada…………esto…..gracias…….muy mona la página.

El séptimo día de la séptima luna del calendario lunar, (vamos como “San Fermín” en nuestro calendario),
Día de los enamorados en China.

Y ¿por qué concretamente este día y no otro?.
Pues porque hay una estrella en cada extremo opuesto de la vía Láctea, la cuál por si no lo sabíais fue creada por la emperatriz, esposa del emperador de Jade, al lanzar una horquilla cuando estaba de mal humor y rasgar con ella el cielo.


Una se encuentra al Este, llamada Vega en la constelación Lira y la otra, al Oeste, la estrella más brillante de la constelación Aguila, llamada Altair.
Estas dos estrellas se identifican con dos amantes condenados a estar separados y a los cuáles solo se les permite reunirse una vez el año. El séptimo día de la séptima luna. El motivo de tal condena fue el amor entre ambos, algo no permitido, ya que ella era un hada y el un pastor. En aquella época el amor entre hadas y mortales no estaba permitido, si fuera hoy otro gallo cantaría.
Pero, ¿que narices hacía un hada entre nosotros pobres mortales?

Había sido enviada a la Tierra como castigo por no haber seguido las normas del Imperio Celestial. Así que lógico que tampoco tuviera reparos de enamorarse de un mortal y casarse con él a pesar de estar prohibido.
Ella estaba escondida en una vaca con la que el pastor había huido de casa. Dicha huída fue debida a los malos-tratos que el pobre pastor recibía de su cuñada. Quien le iba a decir que gracias a eso conocería a su futura esposa. El hada más bella, y hábil costurera.
Se casaron, tuvieron dos hijos y cuando se iban a comer las perdices, el emperador de Jade, máxima deidad del taoísmo, se percató de lo que estaba pasando y mandó a buscar a su hija hada para que regresará al cielo. El pobre pastor desolado, metió a los peques en cestos unidos con una vara, y cargando con ellos al hombro se fue en busca de su amada. Aquí llegamos al inicio de la historia porque fue entonces cuando la emperatriz irritada tomo una horquilla de su pelo e hizo la Vía Láctea para separarlos.
Ahora cada año las urracas forman extendiendo sus alas un puente para que ambos puedan cruzar el río celestial y pasar un día al año juntos.
Existen otras dos estrellas en esta historia, Águila-β y Águila-γ, identificadas como el hijo e hija de ambos. Cuya custodia tiene el padre. Por otro lado la estrella sobre la que las urracas forman el puente, Deneb en la constelación cisne.
y de esta historia tan bonita viene la expresión 牛郎 織女 "el Vaquero (yo prefiero pastor) y la Tejedora" para referirse a dos amantes que viven separados.