lunes, diciembre 18, 2006

mukueiying

Caminabamos por una de las zonas turisticas, la calle llena de puestecillos con sus baratijas. y otros funanbuleros.

una foto, una foto, es instantanea, te la damos al momento. mientras mi madre mira las cosas que se exponen en un puesto, dos senioras me miran. Una le dice a la otra, mira que alta, (supongo que comparada con ellas, ya que soy de estatura normal, mas bien baja). yo les miro y sonrio.

_que guapa, has visto que guapa? le dice una a la otra.
yo vuelvo a sonreir.
-guapa, esta vez lo dice dirigiendose a mi. gu-a-pa, repite de nuevo despacio, para ver si la entiendo.

yo sonrio y me quedo indecisa si decirles algo y que sepan que las entiendo o callarme y seguir como si nada. Entonces me lo repite de nuevo.

-piaoliang, ni hen piaoliang (guapa, eres guapa).
-gracias, le digo con una sorisa.
-me entiendes?, entiendes nuestro idioma?
-si, lo entiendo.
-tienes una dentadura prefecta, muy bonita.
no puedo evitar volver a sonreir.
-me dejas que te lea la mano? trae dame, dame tu mano, que te la leo.
-no, no, gracias. le contesto, mientras pienso que ya me quieren sacar dinero.

siguen ahi sin quitarme ojo. y esta vez me dice, eres como mukueiying, toda una heroina.
-me despido toda flipada y se lo cuento a él que se descojona. tu mukueiying? que mal están.


seguimos caminando. Después de tomarnos un café en una terraza y decidir volver a casa, los mendigos nos asedian, es muy dificil deshacerse de ellos, son como lapas. una seniora con una ninia en brazos nos pide una moneda, mientras otra ninia pequenia se acerca y me dice. ''geiwo yige money" dame una money.
me hace gracia la construción de la frase y lo comento.

-toma dale un yen. despues de darselo aparecen otros cuantos ninios mas y otros tantos mendigos, aqui suelen pensar que si le das a uno, le darás a todos. Es una de las razones por las que yo siempre paso de largo. o al menos lo intento, los puedes llevar de cola durante todo el camino, son incansables.

-oye enseniale a tu hijo a decir eso, podemos probar suerte, es como un trabajo. me dice mi madre.

1 comentario:

marco dijo...

hola maria, eres un sol, sigue asi, besos