miércoles, enero 18, 2006

蛇口 boca de serpiente, enero 2006










Por fin en casa, en 蛇口 (Shekou) me siento agusto, no es como cualquier lugar. tener una casa donde ir se hace diferente que estar en un hotel. Los hoteles son fríos y siempre me da la sensación de que estoy en un sitio público, creo que es porque se que cuando me vaya alguien entrara a hacer mi habitación. No me gusta que desconocidos toquen mis cosas. Eso hace que los hoteles me resulten incómodos.
Aqui por fin me siento en casa, pero me falta mi pequeño, darle el beso de buenas noches arroparle.


Sobre la tele estan colocados unos juguetitos que se dejo la ultima vez que estuvimos aqui, son unos juguetes que le dieron cuando ibamos a comer al macdonals, Toda la casa me recuerda a él. Por el día estoy mas distraída pero por la noche no me apetece ir a dormir, me quedo pensando en la hora que es en España e imaginandome que estará haciendo él.
Cuando hablé por teléfono estaba con su primo jugando asi que apenas me quiso hablar, y me consoló él a mí diciéndome, -solo quedan nueve dias. A veces me sorprende su madurez y su capacidad de sentir.


Me he sentado en el balcón y he recordado cuando saliamos a él, para hacer pompas de jabón mientras él me sacaba fotos. Le gusta mucho sacarme fotos, pero no soporta que yo se las haga a él. Siempre tengo que perseguirle y al final apenas se le ve porque se las tengo que sacar de lejos sin que se de cuanta.

En frente siguen construyendo edificios, mas y mas, nadie diria que esto alguna vez fue un pequeño pueblo de pescadores.

Pd: para aquellos que leen mi otro blog, este blog no tiene nada que ver con el otro, ni es el mismo lugar. Es otra historia. y mi pequeño, por supuesto no es el pequeño del otro blog, ese ya está bien crecidito.

1 comentario:

trebol dijo...

Es que no hay nada como estar en casa....